29.8 C
Durango
sábado, mayo 25, 2024
Ver Más

    Chinches Besuconas en México: Temporada y Riesgos de la Enfermedad de Chagas


    Las chinches, por lo general, son una molestia para quienes se enfrentan a ellas, pero en México existe una especie que va más allá de lo irritante: la Triatoma dimidiata, también conocida como chinche besucona. A diferencia de su pariente, la chinche de cama, esta variedad puede causar la enfermedad de Chagas, una dolencia que, en su etapa avanzada, no tiene cura.

    Este insecto se encuentra en la mayor parte de México y otros países latinoamericanos, y aunque no todas son portadoras del parásito, son uno de los principales vehículos para la propagación del Trypanosoma cruzi, el agente causante de la enfermedad de Chagas. Las chinches besuconas se alimentan de la sangre de otros vertebrados y, al hacerlo, pueden adquirir el parásito. Cuando se alimentan de una nueva víctima, como una persona, pueden transmitir la enfermedad, ya que tienen el hábito de defecar cerca de la picadura que dejan.

    «Debido a que el piquete causa una reacción urticante, como reflejo, el hospedero se rasca, introduciendo el parásito por contacto en el sitio de la picadura, a través de las mucosas de ojos y boca», señala C. Karina Ruiz Tovar, investigadora del Laboratorio de Entomología.

    Aunque antes se limitaba a zonas rurales, actualmente se han confirmado casos de Chagas en entornos urbanos, aunque las chinches suelen ingresar a las casas de manera accidental. Las áreas más afectadas suelen ser al este y oeste del país, así como en los estados del sureste y sur, como Veracruz, Chiapas, Campeche y Yucatán.

    Investigaciones indican que la península de Yucatán es una zona prioritaria para el control de vectores de la enfermedad. Un estudio realizado por el Laboratorio de Parasitología en 2002 reveló una alta abundancia de chinches besuconas en esta región, especialmente durante la temporada cálida y seca, de abril a junio. La vegetación de la zona parece ser un factor determinante en la proliferación de estos insectos.

    Aunque la enfermedad de Chagas es difícil de diagnosticar y puede pasar desapercibida durante años, es crucial informar sobre los riesgos asociados con las chinches besuconas y tomar medidas preventivas para evitar su proliferación y el contagio de esta enfermedad grave.

    DEJA UNA RESPUESTA

    Por favor ingrese su comentario!
    Por favor ingrese su nombre aquí

    Articulos Relacionados