27.5 C
Durango
domingo, mayo 19, 2024
Ver Más

    «Fiscalía de Durango se Desentiende del Caso: Ocho Jóvenes Levantados y Torturados por el Cártel de Sinaloa»

    La Fiscalía del estado de Durango ha generado indignación y consternación al anunciar que no continuará con la investigación del caso que involucra a ocho jóvenes que fueron secuestrados, torturados y posteriormente asesinados por el Cártel de Sinaloa. Entre las víctimas se encuentra un niño de tan solo 13 años. La fiscal de Durango, Sonia Yadira de la Garza, comunicó esta decisión a través de un video oficial.

    Según la reconstrucción de los hechos, el 28 de octubre, alrededor de las 07:15 horas, varios vehículos procedentes de Sinaloa ingresaron al municipio de Tamazula. En las calles División del Norte y Real Félix, un grupo de presuntos sicarios abandonó los cuerpos de seis hombres que presentaban evidentes signos de tortura. Más tarde, alrededor de las 10 de la mañana, se reportó que otros dos cuerpos habían sido arrojados junto a la carretera, también con claros indicios de tortura.

    Uno de los momentos más desgarradores de esta tragedia fue la identificación de dos de las víctimas. Un hombre identificó a su hijo, Germán Alexis Beltrán, de 25 años, y a su nieto, Jesús Alberto Chaidez Beltrán, de tan solo 13 años, como parte del grupo de jóvenes asesinados. El joven Jesús tenía una ficha de búsqueda desde el 24 de octubre, cuando él y Pamela Alison Perea Rojo, de 23 años, habrían sido secuestrados en el fraccionamiento Bosques del Rey por un comando del Cártel de Sinaloa.

    En un giro inesperado, las autoridades de la Fiscalía de Sinaloa confirmaron que Pamela fue localizada con vida el 30 de octubre, aunque no proporcionaron detalles sobre el lugar de su hallazgo. El resto de las víctimas, cuyos cuerpos fueron abandonados en Tamazula, fueron identificadas como Alberto ‘N’, Alexis Ramírez Ruiz, Joel Ramírez Ruiz, Chande Ramírez alias ‘El Bebé’, Elizalde y Abel.

    La fiscal de Durango alegó que la razón para declinar la competencia en la investigación radica en la falta de indicios balísticos en el estado de Durango, ya que las balas que causaron la muerte de los ocho jóvenes no fueron disparadas en su jurisdicción. Asimismo, mencionó que, al momento de su localización, los cuerpos presentaban lividez cadavérica, lo que indica que llevaban varias horas sin vida. La fiscal señaló que la investigación será transferida al estado de Sinaloa, donde ocurrió la privación de libertad y la presunta pérdida de vidas de estos jóvenes.

    Fuentes: Infobae

    DEJA UNA RESPUESTA

    Por favor ingrese su comentario!
    Por favor ingrese su nombre aquí

    Articulos Relacionados