33.1 C
Durango
viernes, mayo 24, 2024
Ver Más

    «Descubre todo sobre la demanda de pensión alimenticia: con el Lic. David González Morales»

    «La pensión alimenticia es un término que al menos una vez en la vida hemos escuchado y es un derecho que todas las personas tenemos al nacer»

    Nuestros padres tienen la obligación de proveernos de «casa, vestido y sustento», es decir, todo lo que necesitamos para tener una vida plena y completa, pero ¿Qué pasa si alguno de nuestros progenitores se va y no cumple con eso? La pensión de alimentos puede definirse como el deber impuesto que tiene una o varias personas de asegurar la subsistencia de una u otras, suponiendo la conjunción de dos partes: una acreedora que se llama alimentista y que tiene el derecho a exigir y recibir los alimentos, y otra deudora llamada alimentante que tiene el deber legal y moral de prestarlos. Los alimentos comprenden: la comida, el vestido, la habitación, la atención médica hospitalaria y, en su caso, los gastos de embarazo y parto. Para los menores, incluyen también los gastos para su educación y para proporcionarles oficio, arte o profesión adecuados a sus circunstancias personales. Tienen derecho a realizar una demanda de alimentos los hijos e hijas hasta los 21 años y hasta los 28 años si se encuentran estudiando, o aquellos que les afecte una incapacidad física o mental que les impida subsistir, el cónyuge, los ascendientes (padres, abuelos) y los hermanos. La pensión por alimentos no prescribe y es retroactiva, lo que quiere decir que, si un padre o madre no ha dado pensión por alimentos a un hijo o hija, se puede reclamar el pago por todos los años que correspondan hasta cumplir los 18 o hasta que sea autosuficiente, sin importar si el reclamo se hace cuando los hijos tengan 2, 10 o 20 años de edad. La falta de cumplimiento con algo tan básico como la alimentación de nuestros hijos va más allá de la clase social o de las leyes del país, es parte de una cultura «de si no me gusta, pues lo dejo y ya». Son personas (hijas e hijos) que necesitan el 100% de nosotros y desgraciadamente en varias ocasiones se piensa que las mamás son las únicas responsables de ellos y en otras, el papá cumple con todo lo necesario y la mamá aún así no lo deja convivir con sus hijos. Es tiempo de reflexionar si realmente queremos ser padres o madres o solamente queremos tener hijos. No es lo mismo.

    DESPACHO JURÍDICO 

    BECHELANI & ASOCIADOS 

    CALLE HOMERO 207, COL. FÁTIMA, DURANGO, DGO. 

    CEL. 6161698468

     

    DEJA UNA RESPUESTA

    Por favor ingrese su comentario!
    Por favor ingrese su nombre aquí

    Articulos Relacionados