25.4 C
Durango
domingo, abril 21, 2024
Ver Más

    Buscan Diputados locales, restringir uso de celular en clases

    En aulas de escuelas públicas y privadas de todo el país, maestros reportan un problema cada vez más frecuente: estudiantes enviando mensajes de WhatsApp, escuchando música e incluso realizando compras en línea durante las clases. Los dispositivos móviles se han convertido en una fuente de distracción que obstaculiza la enseñanza y el aprendizaje.

    La discusión sobre el uso de teléfonos móviles, tabletas, computadoras y relojes inteligentes en el entorno educativo gira en torno a un equilibrio delicado entre la propiedad personal, la privacidad, el rendimiento académico y el aprendizaje. Establecer límites claros, respetar los derechos de los estudiantes y aprovechar las ventajas educativas de la tecnología son pasos esenciales para mantener un ambiente de estudio productivo y enriquecedor.

    El más reciente Informe de Seguimiento de la Educación en el Mundo, elaborado en 2023 por la UNESCO, recomienda prohibir los llamados teléfonos inteligentes o smartphones en las aulas para evitar que distraigan a los alumnos e interrumpan el aprendizaje. La agencia de las Naciones Unidas afirma que basta con tener un dispositivo digital móvil cerca cuando llegan las notificaciones para desconcentrar a los estudiantes, quienes pueden tardar hasta 20 minutos en volver a centrarse en el aprendizaje.

    Los datos de pruebas internacionales como PISA (Programa para la Evaluación Internacional de Alumnos) sugieren una relación negativa entre el uso excesivo de la tecnología y el rendimiento de los estudiantes. Según la propia UNESCO, el uso excesivo del teléfono celular está directamente relacionado con un bajo rendimiento escolar y puede tener un impacto negativo en la estabilidad emocional de los niños.

    En México, al menos cuatro estados han implementado reformas legales para regular o prohibir el uso de estos dispositivos tecnológicos en las escuelas, buscando establecer mecanismos para ordenar su uso individual. Investigaciones realizadas en Bélgica, España y el Reino Unido también demuestran que prohibir los teléfonos móviles en las escuelas mejora el rendimiento académico, especialmente de los alumnos con bajo rendimiento.

    Ante esta situación, las autoridades educativas y las comunidades escolares enfrentan el desafío de encontrar soluciones equilibradas que permitan aprovechar los beneficios de la tecnología en el aprendizaje, al tiempo que se establecen límites para evitar distracciones y mantener un entorno propicio para la enseñanza.

    DEJA UNA RESPUESTA

    Por favor ingrese su comentario!
    Por favor ingrese su nombre aquí

    Articulos Relacionados